Inicio » Blog » Alimentación y recomendaciones en trabajos expuestos al calor.

Alimentación y recomendaciones en trabajos expuestos al calor.

Publicado el 22 junio 2017 en Empresa Saludable Hábitos saludables

 

Cada año con la llegada del verano muchos trabajadores sufren calor en su puesto de trabajo, sobre todo aquellos que lo desarrollan al aire libre. Algunos trabajos de agricultura, construcción y  sector de restauración exponen a los trabajadores a temperaturas muy elevadas que pueden ser causa de accidente laboral. Existen trabajos donde todo el año se exponen a temperaturas elevadas, en estos casos suelen tener programas específicos de prevención de riesgos. Pero, tanto los que se exponen todo el año cómo los que se exponen de manera estacional, deberían profundizar en medidas preventivas dietéticas y pautas nutricionales.

El problema no sólo es la elevada temperatura, sino la acumulación de calor en el organismo. A esto, se le suma factores personales del trabajador que aumentan el riesgo de accidente. Entre estos factores se encuentran enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad y sobrepeso (Las personas con exceso de peso presentan una menor capacidad para disipar calor al ambiente).

¿Cuáles son los efectos para la salud de la exposición al calor?

El estrés térmico por el calor puede causar efectos para la salud de diferente gravedad:

  • Erupción en la piel: La erupción por calor es la alteración cutánea más común asociada a la exposición al calor. Se produce por obstrucción de los conductos sudoríparos.
  • Edema en las extremidades: hinchazón de manos y pies. Suele afectar a las mujeres y desaparece con la aclimatación
  • Calambres musculares: consecuencia de una intensa sudoración por pérdida de agua y electrolitos.
  • Quemaduras: causadas por la exposición al sol sin protección.
  • Deshidratación: Puede ser leve, moderada o grave, según la cantidad de líquido corporal que se haya perdido
  • Agotamiento por el calor: típico en personas jóvenes se produce por resultado de una deshidratación severa.
  • Golpe de calor: es de urgencia médica que puede provocar muerte.

Según las Estadísticas de Accidentes de Trabajo que publica el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en el año 2016 se produjeron 83 accidentes de trabajo por «Calor e insolación», de los cuales seis fueron graves y uno mortal.

De todos los efectos, sin duda, el más grave es el llamado “golpe de calor”. Cuando éste se produce la temperatura corporal supera los 40,6 °C, siendo mortal entre el 15 % y 25 % de los casos.

Medidas preventivas.

Entre las medidas preventivas según el INSHT (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo) se encuentran:

  • Verificar las condiciones meteorológicas frecuentemente e informar a los trabajadores.
  • Limitar las tareas pesadas que requieran un gasto energético elevado.
  • Proporcionar agua potable en las proximidades de los puestos de trabajo.
  • Habilitar zonas de sombra o locales con aire acondicionado para el descanso de los trabajadores.
  • Instalar ventiladores, persianas, y toldos para disminuir la temperatura en caso de locales cerrados.
  • Limitar el tiempo o la intensidad de la exposición, haciendo rotaciones de tareas.
  • Planificar las tareas más pesadas en las horas de menos calor.
  • Considerar que es necesario un periodo de 7 a 15 días para que el trabajador se aclimate al calor.
  • Aumentar la frecuencia de las pausas de recuperación.
  • Procurar vestir con ropas amplias, de tejido ligero y colores claros. Proteger la cabeza con gorra o sombrero.
  • Utilizar cremas de alta protección contra el sol.
  • Evitar el trabajo individual, favoreciendo el trabajo en equipo para facilitar la supervisión mutua de los trabajadores.
  • Informar a los trabajadores sobre los riesgos relacionados con el calor, sus efectos y las medidas preventivas y de primeros auxilios que hay que adoptar.

Además de estas importantes medidas de prevención, añadimos explicar y formar al trabajador en materia de hidratación y hábitos alimentarios para estas situaciones.

Recomendaciones para una correcta hidratación.

La hidratación es fundamental para el buen funcionamiento del organismo. Aproximadamente entre el 55% y 60% del peso corporal de un adulto está constituido por agua. Las necesidades hídricas dependen no sólo del sexo, la edad y el individuo, sino también de diferentes factores que están presentes en la vida del adulto en particular, la actividad física, el tipo de trabajo y factores ambientales como la temperatura y la humedad relativa.

Además de agua y sobre todo cuando hay pérdidas severas, se produce también una pérdida importante de electrolitos. La eliminación del sudor durante un esfuerzo físico realizado a temperatura elevada puede superar la cantidad de 2 L/hora con una pérdida adicional de sodio de 35 a 50 mmol/l (0,8 g/l a 1,1 g/l). En pérdidas de agua de ese calibre es importante sustituir no sólo el agua sino también el sodio y otros electrolitos para prevenir la hiponatremia, una afección grave en la que el nivel de sodio en la sangre llega a niveles demasiado bajos.

Las recomendaciones incluyen:

  • Beber en función de la sed, preferiblemente agua.
  • El agua puede mezclarse con limón y menta para mejorar su aceptación o también se puede optar por infusiones frías.
  • En casos de sudoración excesiva, optar por bebidas isotónicas caseras o comerciales.
  • Recordar una rehidratación generosa al término de la jornada.
  • Conocer la importancia de la “prehidratación” (consumo de una gran cantidad de agua justo antes de la exposición a un gran estrés por calor).
  • Tener una botella de agua a mano en el puesto de trabajo.
  • Mantener las bebidas a temperatura moderada, ya que favorece una mayor ingesta de líquidos. Si están muy frías se tiende a inhibir la ingesta.
  • Las bebidas mal llamadas “refrescos” (tanto sean normales, versión light o zero) están desaconsejadas porque inhiben la ingesta antes de que se produzca una rehidratación completa. Las bebidas azucaradas y zumos de frutas envasados dificultan la hidratación.
  • No se recomiendan bebidas con cafeína porque esta es diurética y aumenta la orina excretada.
  • Tampoco se recomienda el consumo de alcohol por sus efectos para la salud, pero en este caso, también favorece a la deshidratación y reduce la ingesta de alimentos y agua.
  • Comer habitualmente fruta, verdura, sopas frías y otros alimentos con alto contenido de agua.

 

Alimentación en jornadas laborales expuestas al calor.

En cuanto a la alimentación, las principales y evidentes recomendaciones son evitar las comidas calientes y pesadas. Es importante saber que ante una excesiva sudoración hay nutrientes que se ven comprometidos como el sodio y el potasio. Por otro lado, trabajar en ambientes calurosos acelera el metabolismo de magnesio y zinc. Estos nutrientes son fáciles de reponer con una alimentación saludable y completa, evitando alimentos superfluos altos en calorías pero muy pobres en nutrientes.

Más recomendaciones:

  • Optar siempre por frutas y verduras frescas y de temporada.
  • Evitar comidas copiosas y altas en grasas, es preferible tomar comidas ligeras pero frecuentes.
  • Escoger platos frescos como ensaladas, gazpacho o sopas frías.
  • Preservar la cadena de frío es necesario durante todo el año, pero en el verano se convierte en imprescindible. En caso de llevar la comida al lugar del trabajo, utilizar bolsas isotérmicas para el transporte de los alimentos y luego conservar refrigerado hasta el momento de consumo para evitar posibles intoxicaciones alimentarias.

Ejemplo de menú fresco, ligero  y saludable:

Primero: Gazpacho de tomate y sandia.

Segundo: Conejo en escabeche con cebolla morada y zanahorias y guarnición de arroz integral.

Postre: Cerezas.

Para terminar…

Antiguamente, la salud laboral se centraba en reducir los riesgos con revisiones. Hoy, cada vez existen más programas de prevención y promoción de la salud destinados a ayudar a los empleados a conseguir un estilo de vida saludable.

Desde Palta Nutrición ofrecemos servicios de promoción de hábitos saludables, es importante que las organizaciones sean conscientes que parte de los elementos determinantes de la salud de los trabajadores son la alimentación, la actividad física y el estado de hidratación.

 

Camila Rolón

Dietista-Nutricionista

 

Imagen: Pixabay

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Alimentación y recomendaciones en trabajos expuestos al calor."

Deja tu comentario