Inicio » Blog » 28 de abril Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo: Hábitos saludables para prevenir enfermedades profesionales.

28 de abril Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo: Hábitos saludables para prevenir enfermedades profesionales.

Publicado el 28 abril 2017 en Empresa Saludable

Dietista Nutricionista

Hoy se celebra el Día Mundial de la seguridad y Salud en el Trabajo, promoviendo tanto la prevención de los accidentes laborales como las enfermedades profesionales.

Mantener unos hábitos saludables, además de aumentar la productividad de los trabajadores puede disminuir el riesgo de padecer enfermedades laborales.

¿Cuál es definición de enfermedad profesional?

Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) es aquel deterioro de la salud del trabajador, producido por una exposición crónica a situaciones adversas, sean éstas producidas por el ambiente en que se desarrolla el trabajo o por la forma en que éste está organizado.

Estrés laboral y sus riesgos.

Actualmente, el estrés laboral afecta a casi 1 de cada 4 trabajadores de la UE y entre el 50% y los 60% de la totalidad de días de trabajo perdidos están relacionados con el estrés. Una acumulación de estrés laboral puede alterar la conducta y los hábitos de quienes lo sufren convirtiéndose en un riesgo para la seguridad y la salud cuando es prolongado y puede desembocar en enfermedades físicas y psicológicas.

Para controlar el estrés será fundamental mantener unos hábitos saludables:

  • No olvides las 5 comidas: Evita comer frente el ordenador, en ocasiones, dependiendo las jornadas laborales esto podría ser todo un reto.
    Realiza las 3 comidas principales (desayuno, comida y cena) en un ambiente relajado, sentado y mínimo dedicar 20-30 minutos. Si puede ser 1 hora mucho mejor. Esto es la base para conseguir una dieta saludable y para evitar picar entre horas alimentos poco saludables. Intenta que las comidas sean una pausa de la actividad laboral y compartirlas si es posible con amigos, compañeros o familia.
  • Opta por snacks saludables: Las hormonas responsables del estrés son el cortisol y la adrenalina. Cuando el estrés es permanente o se vuelve crónico los niveles de cortisol se disparan aumentando el apetito y la preferencia de alimentos calóricos altos en grasas y azúcares. En muchas empresas lo único disponible para comer entre horas son máquinas expendedoras de café y alimentos ricos en grasas, azúcares y muy pobres en nutrientes. Procura traer desde casa los snacks, para media mañana o para merendar es ideal optar por fruta fresca y de temporada o un puñado de frutos secos (nueces, avellanas, almendras) preferentemente crudos y sin sal añadida.
  • Modera la cafeína: Durante el horario laboral suele ser el momento de mayor consumo de cafeína y también de sustancias análogas presentes en té, chocolate y bebidas cola. Cuando se consume cafeína en dosis moderadas incrementa el estado de alerta y reduce la somnolencia, pero en exceso (más de 3 tazas de café diarias) los efectos adversos a corto plazo en los adultos pueden ser interrupción del sueño, ansiedad y cambios de comportamiento. A más largo plazo, el consumo excesivo de cafeína se ha relacionado con problemas cardiovasculares. La clave es priorizar siempre el agua como bebida y a la hora de los cafés se puede optar también por descafeinado o infusiones.
  • Potencia los antioxidantes: es conveniente cuando nos exponemos a periodos de estrés reforzar nuestra dieta con alimentos ricos en antioxidantes como vitaminas A, C y E. También son muy ricos en estas sustancias minerales como selenio y zinc. En general se deben potenciar los alimentos vegetales. Entre ellos destacan: aguacate, frutos rojos, cítricos, uvas, brócoli, coles, zanahoria, espinacas y frutos secos.
  • Evita el alcohol y el tabaco: renuncia a estos malos hábitos, nunca es tarde para dejar de fumar. Prescinde de las bebidas alcohólicas o consúmelas de manera ocasional: cuanto menos alcohol mejor. Ambas sustancias generan dependencia y potencian el estrés.
  • Descanso y ocio: dormir las horas recomendadas (7-8h) será tan importante como dejar el trabajo en la oficina. Asegúrate que los días libres o fines de semana se dediquen al ocio y el descanso.
  • Realiza actividad física diariamente: Los beneficios para la salud de realizar ejercicio físico son más que conocidos, el ejercicio moderado practicado de forma regular disminuye el riesgo de padecer problemas cardiovasculares, colesterol, hipertensión e incluso ciertos tipos de cáncer, evita la obesidad, refuerza el sistema inmune. Pero también mejora nuestro estado de ánimo y es un gran aliado contra el estrés.
  • Problemas y organización: intenta relativizar los problemas y diferenciar lo urgente de lo importante para conseguir una eficaz organización. Estos puntos son claves para moderar el estrés.

Entre las medidas de prevención y protección de la salud de los trabajadores es muy importante promocionar los hábitos saludables como una potente herramienta para poder gestionar el estrés y evitar un círculo vicioso: malos hábitos y estrés.

Cada vez son más las empresas que desarrollan programas de salud y hábitos saludables que intervienen en el mismo trabajador como en el entorno laboral para conseguir adquirir y mantener un estilo de vida saludable a largo plazo.

Si quieres implementar un programa de bienestar laboral no dudes en consultarnos.

 

Camila Rolón

Dietista-Nutricionista

 

Imagen: Pixabay

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "28 de abril Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo: Hábitos saludables para prevenir enfermedades profesionales."

Deja tu comentario