Inicio » Blog » Alimentación de la madre durante la lactancia.

Alimentación de la madre durante la lactancia.

Publicado el 11 julio 2017 en Hábitos saludables

Mucha de la información que llega a manos de las madres durante la lactancia proviene de la publicidad de leche de fórmula o lactancia artificial. En muchas ocasiones remarcan lo bueno que es la lactancia materna siempre que la madre se alimente de forma correcta, no tenga estrés, tenga tiempo libre, duerma las horas recomendadas…

Aunque la madre no sea un ejemplo perfecto de salud, siempre la leche materna es superior y más recomendada que cualquier fórmula de leche artificial. Disuadir que dar el pecho es difícil, inseguro o complicado es incitar a la duda si dar o no el pecho o al abandono temprano de lactancia materna.

Alimentación durante la lactancia ¿Muy distinta?

La alimentación no es muy distinta a otras etapas. Salvo en casos de desnutrición clara, el estado nutricional de la madre no interfiere en la calidad de la leche.

La recomendación es seguir una alimentación saludable basada en una variedad de alimentos principalmente vegetal:

  • Consumir en cada comida principal cereales integrales, fruta y verdura.
  • Diariamente de 3-4 raciones de lácteos desnatados o semidesnatados.
  • Para todas las preparaciones utilizar aceite de oliva virgen.
  • Consumir legumbres (alubias, lentejas, garbanzos, etc.) de 3 a 5 veces a la semana.
  • Entre 2 y 3 veces por semana: consumir pescados, huevos, carnes blancas (pavo, conejo, pollo)
  • Máximo 2 veces a la semana de carnes rojas (ternera, cordero, buey, cerdo y embutidos).
  • Evitar o consumir de manera ocasional alimentos altos en calorías y pobres en nutrientes como: dulces, refrescos, bollería, etc.

¿La madre tendrá que comer más?

Es cierto que la producción de leche materna aumenta las necesidades energéticas de la madre, pero esto no significa que tenga que esforzarse en comer por encima de su apetito. En esta etapa como en el embarazo se aprovechan mejor los nutrientes y también se utilizan  las reservas de grasa materna.

Razones para seguir una alimentación saludable durante la lactancia materna:

  • Preparar el cuerpo para futuros embarazos.
  • A largo plazo, si la dieta no es adecuada y saludable puede verse afectada la salud de la madre.
  • Prevenir ganancia de peso.
  • Si durante el embarazo hubo diabetes gestacional ayuda a prevenir el riesgo de padecer diabetes tipo 2.
  • Existen estudios que asocian el sobrepeso y la obesidad como un factor para disminuir el éxito de la lactancia materna.

 

Beber en función de la sed.

Muchas madres creen que beber más agua ayudará a producir más leche y lo único que hace que se produzca más leche es la succión del bebé. Es cierto que beber agua es importante pero la recomendación general es beber en función de la sed.

La bebida habitual debe ser agua. Los zumos, aunque sean caseros, contienen gran cantidad de azúcar y pueden llevar a la ganancia de peso por lo tanto no se aconseja abusar de ellos y será mejor optar por la pieza de fruta entera.

¿Hay alimentos que ayudan a producir más leche?

Pese a las creencias populares de que existen alimentos que ayudan a producir más leche como la cerveza, la leche, almendras, sardinas. No existen estudios serios que demuestren que ningún componente de estos alimentos incremente la producción de leche.

Repito, lo único que ayuda a producir leche es poner al bebé en el pecho.

Espárragos, ajos, cebollas, alcachofas, etc. ¿Se deben evitar?

NO, los estudios demuestran que estos alimentos no afectan la lactancia ni dan “mal sabor” a la leche. Los bebés no rechazan la leche porque la madre coma un alimento en concreto. Estas creencias son totalmente injustificadas. Si un niño rechaza o parece tener problemas con la lactancia cada vez que la madre come algún alimento consultar con un profesional.

¿Existen sustancias de riesgo en los alimentos?

Si, algunos alimentos se deben controlar y otros evitar por posibles efectos para la salud de la madre y el niño.

  • Pescados:

No es conveniente abusar del pescado, sobre todo, pescados de gran tamaño porque acumulan sustancias tóxicas como mercurio y digoxinas. La recomendación es consumir de 2-3 raciones de pescado a la semana y según las recomendaciones de AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) las mujeres en edad fértil, embarazo y lactancia deben evitar el consumo de pez espada, tiburón, lucio, atún rojo y conservas de atún.

  • Marisco:

No se debe consumir de forma habitual cabezas de gambas, cigalas, langostinos y cuerpos de crustáceos similares al cangrejo por el contenido de cadmio. AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición) recomienda limitar, en la medida de lo posible, el consumo de la carne oscura de los crustáceos, localizada en la cabeza, como medida principal para la reducción de la exposición a cadmio.

  • Hígado o derivados:

Tanto patés como aceites de hígado se deben consumir de manera ocasional o preferiblemente no consumir por su alto contenido en retinol (Vitamina A) en estos productos se superan los límites de ingesta recomendada.

  • Cafeína:

Se recomienda evitar un consumo excesivo de café, bebidas cola, té y chocolate. Y en caso de consumirlos mejor justo después de la toma de pecho. Grandes dosis de cafeína (más de 3 tazas de café) pueden producir irritabilidad y falta de sueño en el bebé, aunque en algunos casos se pueden presentar síntomas con dosis más bajas.

  • Infusiones:

Se debe tener precaución con muchas infusiones ya que hay un gran número que son inseguras. En general se cree que las plantas medicinales son inofensivas, la gran mayoría contienen principios activos que en muchas ocasiones no están estandarizados (no se sabe cuáles ni cuánto) y pueden ocasionar toxicidad al bebé que toma pecho. Es fundamental tener una buena fuente de información respecto a este tipo de productos, algunos contienen metales pesados potencialmente tóxicos y no hay estudios rigurosos sobre su seguridad. Ante la duda, recomendamos consultar página de medicamentos y lactancia e-lactancia.

  • Algas:

 La recomendación es mejor no tomarlas, los atributos de salud de las algas están infundados. Una ración de la mayoría de algas contiene elevadas cantidades de yodo que superan muchísimo las recomendaciones pudiendo producir efectos adversos tanto a la madre como al bebé. Además, pueden estar contaminadas con metales pasados.

  • Alcohol:

Es perjudicial para la salud de la madre y el bebé. La recomendación es evitar el alcohol, no existe un nivel seguro. En el caso que se tome, no se debe dar el pecho en las 3 horas siguientes a haber bebido alcohol y no se debe practicar el colecho en estos casos.

¿Suplementos?

  • Hierro:

Las recomendaciones de hierro en la mujer lactante se reducen a la mitad durante este periodo, es así por la amenorrea que suele acompañar la lactancia. A no ser que la madre padezca anemia ferropénica (en estos casos tanto diagnóstico como tratamiento debe estar en manos en un médico), las recomendaciones de ingesta de hierro pueden cubrirse perfectamente con una alimentación saludable.

  • Calcio:

Las recomendaciones de ingesta de calcio durante la lactancia son las mismas que para el resto de mujeres. Estas recomendaciones pueden cubrirse con una alimentación saludable sin necesidad de tomar suplementos, además durante esta etapa como en el embarazo aumenta el aprovechamiento del calcio de los alimentos. Contrario a lo que muchas personas piensan, dar el pecho protege a la madre frente a osteoporosis o fracturas.

  • Yodo:

A pesar que hay cierta controversia y diferentes posturas al respecto, se recomienda que durante la lactancia se tome un suplemento de yodo de 200 mcg/día, además de sal yodada, según indica el Ministerio de Sanidad y Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.

 

En resumen:

Durante esta importante etapa de la vida de la mujer, además de disfrutarla, se recomienda seguir una alimentación saludable, comer en función del apetito y beber en función de la sed, priorizando siempre los alimentos de origen vegetal. Sin olvidar los alimentos a evitar o moderar y la correcta suplementación.

En Palta Nutrición ofrecemos servicios de promoción de hábitos saludables en diferentes etapas de la vida de la mujer, si quieres saber más no dudes en consultarnos.

 

Camila Rolón

Dietista-Nutricionista

 

Imagen: Pixabay

Comentarios

Aún no hay comentrarios para "Alimentación de la madre durante la lactancia."

Deja tu comentario